1

Anatomía Según Grey

Todos los lunes

Próximas Emisiónes de Anatomía Según Grey

close
Lunes, 12 Dic
Both Sides Now
Temp. 13
Episodio 274
Lunes, 12 Dic
Roar
Temp. 13
Episodio 275

Anatomía según Grey y los secretos del amor

William Hope nos revela toda la verdad acerca de la ciencia detrás del amor… basándose en Anatomía según Grey (Grey's Anatomy)

mer_riggs

William Hope nos revela toda la verdad acerca de la ciencia detrás del amor… Y qué mejor para de amor que usar como base nuestro show favorito: Anatomía según Grey (Grey's Anatomy).

Sí, es cierto, Anatomía según Grey (Grey's Anatomy) es un drama médico, y todo lo que sucede en el show sucede en torno al Grey Sloan Memorial, el más célebre de los hospitales de ficción. Y a todos, desde luego, nos atrapa esa trama, tan bien lograda por su creadora, Shonda Rhimes (allí aprendimos sobre enfermedades, intervenciones quirúrgicas y todo tipo de procedimientos médicos). Pero para millones de fans, sin embargo, lo más importante de la serie pasa por otro lado: por las relaciones humanas entre los personajes, por sus alegrías y sus pérdidas, por sus amistades… Y sobre todo por sus amores. O por el amor a secas. Ese sentimiento que moviliza nuestras vidas y sin el que no podríamos existir.

En el show ese sentimiento se fue manifestando a través de las diferentes parejas que establecieron los personajes. Algunas fugaces, otras más largas… Y cada fan, de seguro, tendrá su dupla favorita. ¿Cuál es la tuya? ¿Mark y Lexie?, ¿Meredith y Derek?, ¿Callie y Arizona?, ¿Alex e Izzie?, ¿Owen y Cristina? Bien, pero ya que estamos hablando de una seria con tema científico… ¿qué nos puede decir hoy la ciencia acerca del amor? ¿Lo puede “explicar”? ¿Se trata, en el fondo, de pura química? ¿O incluye algo más etéreo y espiritual que los laboratorios jamás podrán detectar? Esto nos explica William Hope acerca de la ciencia detrás del amor.

1. Química. Varios estudios demostraron que, efectivamente, el amor tiene mucho de química. Hay al menos tres procesos cerebrales diferentes según sea el tipo de relación del que se trate. Los meros impulsos sexuales, por ejemplo, están regulados por la testosterona. El amor romántico y apasionado, por su parte, está guiado por la dopamina, un neurotransmisor que modifica nuestro estado de ánimo. Por último, un amor más calmo, cariñoso, está más vinculado con la oxitocina y la vasopresina, dos hormonas que afectan a la zona cerebral que controla el placer y la recompensa.

2. Cupido. ¿Existe el amor a primera vista? Para la ciencia, la respuesta es sí. Un estudio demostró que sólo precisamos diez milisegundos para determinar si alguien nos atrae. Y en ese momento las sustancias químicas que inducen la euforia (como la dopamina y la adrenalina) ya han sido disparadas y en la sangre se elevan las dosis de una proteína, el factor de crecimiento nervioso, que parece desempeñar un papel fundamental en este proceso. A eso llaman los científicos “flechazo”.

3. Placer. La pasión amorosa puede también resultar muy eficaz a la hora de calmar ciertos dolores. Para algunos científicos éstas actúan como verdaderos analgésicos (¡o incluso como estupefacientes!). Se cree que el amor actúa en la misma zona del cerebro, un centro de recompensa clave ¡en algunas adicciones!

4. Memoria. Aunque una relación haya terminado, por los motivos que sea, el cerebro sigue enviando imágenes y reacciones corporales (nudos en el estómago, palpitaciones) si vemos una fotografía de ese amor o evocamos alguna fragancia familiar. Es que esos recuerdos están férreamente grabados, y por más queramos no nos resultará fácil dejar de sentir sus efectos. Piensen, en este caso, en Meredith sin Derek…

Sigue disfrutando de los amores que nos ofrece Anatomía según Grey (Grey's Anatomy), por Sony.