Anatomía Según Grey

Todos los lunes

Próximas Emisiónes de Anatomía Según Grey

close
Domingo, 26 Feb
The Room Where It Happens
Temp. 13
Episodio 277
Lunes, 27 Feb
The Room Where It Happens
Temp. 13
Episodio 277
Lunes, 27 Feb
You Haven't Done Nothin'
Temp. 13
Episodio 278

Cinco veces en que Anatomía según Grey nos enamoró del amor

Nadie vence a Anatomía según Grey a la hora de momentos de amor.

merder1

Podemos pensar en muchas cosas cuando recordamos nuestro show favorito, pero hay una inevitable: los momentos románticos. Nadie vence a Anatomía según Grey (Grey´s Anatomy) a la hora de los momentos de amor.


1. Cuando Meredith le pidió a McDreamy que la eligiera
Todo estaba complicado para Derek y Meredith. Muy. Su ex esposa se había unido al staff del hospital, y todo parecía inclinarse hacia esa relación. Pero Meredith no resistió y en un momento hermoso, invencible, le pidió a Derek que la eligiera, que ella era su amor.

2. Cuando Cristina le dijo a Meredith que era “su persona”
¿Qué instante ejemplifica mejor ese amor puro y de amigas inseparables que se tienen Meredith Grey y Cristina Yang? Ese en el que Cristina le dijo a Meredith que era “su persona”. ¿Cómo olvidarlo?

3. Cuando Meredith hizo su casa con velas
Meredith había perdido a su madre, y decidió que era el momento de jugarse finalmente (otra vez) por Derek. Construyó entonces, con velas, la casa en la que se imaginaba su vida como pareja. Y le dijo que podían ser “extraordinarios juntos” antes que “ordinarios por separado”.

4. Cuando Derek le propuso matrimonio a Meredith
Mucho de lo que sucede en Anatomía según Grey pasa en los elevadores. Entonces, ¿en qué otro lugar podía proponerse Derek? Empapeló las paredes del ascensor con imágenes de todas las operaciones que habían hecho juntos y le dijo: “Quiero pasar el resto de mi vida contigo”.

5. Meredith y Derek escriben sus votos en papeles sueltos
Después de “darle” su boda a Izzie y Alex, Derek y Meredith no se casaron. Al menos no técnicamente. Pero sí intercambiaron votos, y lo hicieron escribiéndolos en papeles sueltos de oficina y creando un contrato de matrimonio casero. Prometieron amarse incluso cuando se odiaran.