Lecciones del Crimen

Todos los martes

Próximas Emisiónes de Lecciones del Crimen

close
Martes, 13 Dic
Two Birds, One Milestone
Temp. 2
Episodio 21
Martes, 13 Dic
I Want You To Die
Temp. 2
Episodio 22

Cómo hacer la mejor serie sobre sexo (y que nadie se dé cuenta)

Ninguna serie actual trata el sexo de la forma en que lo hace How To Get Away With Murder: con libertad absoluta.

connor-oliver-jack-falaee-conrad-ricomora-how-to-get-away-with-murder

“Voy a pelear hasta el final por aquello en lo que creo. Estoy esperando que me censuren.” Las palabras podrían ser de Annalise Keating, la profesora de derecho y abogada defensora de How to Get Away With Murder, mujer intensa si las hay. Pero son de su “mamá”, Shonda Rhimes, la responsable del show, cuya segunda temporada se puede ver actualmente en Sony, pero también de la mítica Grey’s Anatomy y de Scandal.

En el universo de How To Get Away With Murder, las intrigas sobre asesinatos y juicios son, supuestamente, el eje. Pero hay una faceta que podría sorprender a quienes no se han acercado todavía a la serie: el sexo. Ninguna serie actual trata el sexo de la forma en que lo hace HTGAWM: con libertad absoluta. Quizás el ejemplo más claro sea la pareja interracial compuesta por Oliver y Connor (uno de ellos es HIV positivo). El sexo entre ambos, que fue filmado como nunca en la TV, generó polémica. Rhimes recuerda la siguiente discusión sobre una escena: “La filmamos igual que una escena de sexo heterosexual, plano por plano, y nos pedían que cambiemos cosas. Me negué”. No es solo el valor de shock o vanguardia que puede tener esa relación: es en las discusiones, las dudas y la intimidad donde HTGAWM cambia el paradigma.

La visión del sexo es positiva: Annalise misma posee relaciones con ambos sexos (recientemente una ex amante, Eve, apareció, interpretada por Famke Janssen, y tuvieron interacciones al rojo vivo) y eso es apenas un detalle de su personalidad. En ese sentido, se trata de un show mucho mñas hot que las series que dicen ser directamente “sexuales”.

Es que incluso con las parejas no gay, como el caso de Michaela (Karla Souza) y Frank (Charlie Weber) generan instantes no solo calientes sino muy divertidos por su carga sexual. En un capítulo de la segunda temporada, él la lleva contra la pared para después dejarla “con ganas”. Y todo porque se niega a ser su “gigoló”. Hasta los instantes sin sexo tienen fuerza: hay charlas dignas de cama matrimonial que no solo son divertidas, sino que son lo más realista del programa.

La misma Viola Davis, actriz que interpreta a Annalise, ha dicho a la hora de definir el sexo en el show: “Nadie tiene sexo de esa forma”. Y cuando le preguntaron si hay escenas de sexo particularmente incómodas, respondió: “Todas”.

Publicidad