1

Ellos se quedan calvos mientras nosotras...

Shutterstock

Si existe algo que las mujeres envidiamos de los hombres, es el hecho de que ellos, no tienen esa obligación ineludible de eliminar por completo los vellos de su cuerpo.  Dice la leyenda que una vez una hermosa, pero osada chica se resistió a hacerlo y nunca, oigan bien, nunca consiguió novio…

No importa el método que se utilice, desaparecerlos, siempre duele. Quizás lo más sencillo es optar por la clásica afeitadora, un instrumento masculino que para hacerlo más nuestro, lo pintaron de rosado.  La afeitadora, generalmente te saca de apuros, pero hay que usarla con mucha precaución, porque no hay nada más patético que aparecer con esa mini de infarto y unas piernas sangrantes con las marcas de la hojilla.

La cera caliente es el típico procedimiento efectivo que nos enseñaron las tías. Se trata de todo un ritual para ser aplicado los domingos que no tenemos nada que hacer. Nuevamente, hay que tener mucho cuidado: Una vez mi amiga ‘Lola’ se colocó uno de estos ungüentos hirvientes encima de la boca y se quemó tan terriblemente, que aún hoy en día le queda una leve cicatriz, que le ha hecho ganarse el apodo de Dalí (Sí sé que es cruel, es que tienen que verla).

Las nuevas marcas de ceras frías resultan bastante efectivas y recomendables, aunque nada mejor que el láser que elimina completamente y para siempre cualquier rasgo de testosterona de nuestra superficie. Las que pueden pagarlo levitan de la felicidad.

¿Entienden ahora por qué la preparación de las féminas para ir a la playa toma más tiempo que la de los hombres?  Los chicos agarran una toalla, sus lentes de sol y los que tienen buen gusto se cambian los zapatos, en cambio nosotras nos levantamos tres horas antes de que vengan a buscarnos y todavía no estamos listas. Bueno, esto, sin hablar de los preliminares para una “noche especial”  esa preproducción requiere un capítulo aparte.

Y tú ¿Cómo te depilas?

@ZoeZapata

Comments:

Publicidad