Las maneras más crueles de morir en Revenge

 

La venganza puede ser servida de muchas maneras, en Revenge hemos visto diversas maneras en que sus personajes han sido el objetivo de la peor de las venganzas o quizás solo los desafortunados con mala suerte. Lo cierto es que la muerte es algo bastante común en Los Hamptons, descubre qué te depara el futuro y averígua cómo morirías.

En la sala de emergencias: Declan Porter fue una de las muertes que más nos rompió el corazón, no sólo por el hecho de que era un personaje tierno y agradable, sino porque su muerte desencadenó en Jack una oscuridad que nunca antes habíamos visto en él. Desde ese entonces, Jack jamás ha vuelto a ser el mismo.

En una explosión: Amanda Clarke –o por lo menos así la conocimos– era la chica con la que Emily Thorne cambió de identidad mientras estaban en el correccional de menores. Desde este punto, se convirtieron no sólo en amigas sino en hermanas. Estando a bordo del bote “Amanda”, tuvieron una fuerte pelea con Nate que terminó en una explosión de la cual Amanda no pudo salir ilesa. Murió en los brazos de Emily, producto de las heridas graves de la explosión.

Envenenado y ahogado con una almohada: No bastó solo con el hecho de envenenarlo sino que tenía que asegurarse de que dejara de respirar, Victoria Grayson fue la causante de la muerte de Aiden Mathis, una de las personas más importantes en la vida de Emily.

Apuñalado con tu propia espada: Este es uno de esos casos en donde el estudiante supera al maestro, Satoshi Takeda fue el mentor de Emily y Aiden, es el responsable de enseñarles a pelear, a defenderse y sobre todo a vengarse. Takeda al querer que Aiden se alejara de Emily para que esta pudiera concentrarse en su venganza, solo desató una ira en Aiden que terminó con Takeda empalado a una pared con su propia espada.

De un disparo en el pecho: Una de las muertes más inesperadas de toda la serie sin duda fue la de Daniel Grayson, el inmaculado hijo que siempre parecía estar protegido por un manto de dinero y poder, cae finalmente por un disparo en el pecho cortesía de Katherine Black y nada más y nada menos que intentando proteger a Emily. ¿Quién lo diría, no?

Publicidad