Razones por las que la venganza nunca es buena idea

 

Puede que estemos en una situación en donde la única solución para mantenernos en paz con nosotros mismos sea buscar venganza. Pero, ¿será eso lo que realmente nos hará sentir mejor? ¿Es tomar venganza lo correcto? ¡Averígualo!

Ese deseo de encontrar un equilibrio cuando alguien nos hace algo malo, esa intención de desquitarnos, sólo saca a relucir la peor versión de nosotros mismos, logrando así que hasta se distorsione nuestro verdadero ser, hasta no reconocernos a nosotros mismos.

También el deseo continuo de querer venganza afecta toda nuestra vida, genera estrés, problemas del sueño e incluso hasta paranoia.

La venganza es tan dañina que en el intento de cumplir nuestra voluntad, podemos herir a personas que queremos y que no tienen nada que ver con el problema.

Llegará un punto en el que confundiremos la venganza con la justicia, perdiendo por completo su distinción. Por ende todo lo que nos parezca injusto, tendrá que merecer venganza. (Mala idea, ¿no Emily?)

Es más lo que podemos perder que lo que podemos ganar.

Publicidad